La dilución es la acción y efecto de diluir y, según ilustra la RAE se trata de: “1. Disolver algo por medio de un líquido; 2. Disminuir la concentración de una disolución añadiendo disolvente; o, 3. Hacer que algo pierda importancia o intensidad hasta no poderse percibir.

 

En el caso concreto e individualizado del mundo emprendedor y de las rondas de financiación se trata de una reducción del porcentaje de la participación a causa de la entrada de un nuevo socio.

 

¿Eso significa desaparecer? Para nada, pongamos el caso ilustrativo de un gin-tónic: el equipo fundador es la ginebra y la entrada de capital es la tónica. Cada vez que se hecha tónica se va diluyendo más el alcohol, pero a la vez, se va llenando más el vaso. ¿Hay menos alcohol? Sí, y está menos fuerte. Pero, por el otro lado, tenemos que ver que tenemos un vaso más lleno con un sabor más apto para el público que permite llegar a más gente y de forma más abundante.

 

La entrada de inversores (o socios) en tu Startup significa que los socios fundadores deberán diluirse en el accionariado de la empresa. Por lo tanto, el efecto dilución se da cuando, debido a una ampliación de capital, nuestro % de participación en la sociedad se ve disminuido comparado con el % que teníamos antes.

 

Maldita sea, ¿y cómo la puedo calcular?

 

Primeramente, tenemos los siguientes datos:

 

  • Valor nominal de las participaciones: suele ser 3000 participaciones con valor de 1 euro.
  • Socios actuales (y futuros): Somos cuatro socios con el 25% y vamos a ser cinco
  • Valor Pre-Money: La Startup, o empresa en cuestión, antes de la inversión tiene un valor de 350k (350.000 euros).
  • Inversión a realizar por los nuevos socios: Pongamos que son 50k.
  • Porcentaje que va adquirir por esta aportación: 15 % me parece justo.

 

Y ahora, ¿qué calculo?

  • Debemos emitir las nuevas participaciones suficientes para que tenga ese 15% por su generosa aportación de 50 de los grandes (50.000 euros según dice mi contable). Pues muy fácil:
  1. X = nuevas participaciones que deseamos emitir
  2. 3000 = las participaciones que tiene actualmente la empresa
  3. 3000 + X = participaciones después de la ampliación
  4. X / (3.000 + X) = 0,15 à multiplicamos cada término por 3.000 + X à X = 450 + 0,15X à 0,85X = 450 à X= 529,41

¿Y quién ha robado lo restante hasta los 50K? Una prima, llamada emisión.

En estos casos, la parte restante se queda en tesorería (que justifica todo el paripé para dar gasolina a nuestro proyecto)

La calculamos de la siguiente manera: 50.000 – 529,41 = 49.470,59 euros

 

 

¿Cómo nos afectará a los socios?

 

De manera igual, todos los socios nos vamos a diluir proporcionalmente un 15%.

 

 

¿Es una chica mala la dilución?

 

No, a excepción que quieras ser cabeza de ratón. Detrás de un gran hombre siempre se esconde una gran mujer.

 

¿Si eres inversor, te debe preocupar el efecto dilución?

 

  1. Depende, la respuesta variará según el tipo de inversor que busques ser:
    Si quieres ser inversor dominante, francamente, la situación no es la mejor para ti ya que evidentemente se liberan del “tirano” y, entonces pueden pasar dos cosas:
  • Se democratizará la empresa, con el riesgo que conlleva la democracia.
  • Como replico Felipe V “Si el rey muere, otro habrá, que, a rey muerto, rey puesto” cuando las tropas le dijeron “Majestad, soldados hay miles, y rey no hay más que uno”.

 

  1. La otra opción, (la más típica y lógica para el 90% de inversores que prima la rentabilidad por encima de su ego o sus intereses personales), es que se habrá una botella de Dom Perignon porque tus acciones valen más, y el unicornio, está más cerca.

 

 

¿Puedo evitar la dilución de alguna manera? La perversa cláusula anti dilución

 

Sí, pero los milagros, por lo menos después de la muerte del profeta Mahoma, no suelen ser corrientes. Únicamente si se ha incluido la famosa, perversa y maligna cláusula anti dilución. ¿Qué consigue hacer está cláusula? Que el socio en cuestión nunca se diluya y, por lo tanto, no pierda valor. Quien disponga del poder de esta cláusula tendrá más privilegios que un feudal en plena alta Edad Media ya que el riesgo (factor clave para determinar el beneficio) lo transmite a los otros socios.

Cualquier duda al respecto puedes dejarla en los comentarios de este post o escribirnos directamente a cirial180@gmail.com

¡Hasta la próxima entrega!

El equipo de Cirial180º.

Leave a Reply